Idiomas:

¿Existe alguna incompatibilidad entre la coordinación de seguridad y salud y otras actividades empresariales?

Sí, existe una incompatibilidad muy clara entre la labor de coordinación de seguridad y salud y la labor de un servicio de prevención ajeno, por los motivos que se explican a continuación.

El Real Decreto 39/97, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención (modificado por el Real Decreto 298/2009 de 6 de marzo), establece
en su artículo 17 lo siguiente: Requisitos de las entidades especializadas para poder actuar como servicios de prevención ajenos:

c) No mantener con las empresas concertadas vinculaciones comerciales, fi nancieras o de cualquier otro tipo, distintas a las propias de su actuación como servicio de prevención, que puedan afectar a su independencia, e infl uir en el resultado de sus actividades, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 22.

La coordinación de seguridad y salud se realiza en obras de construcción, en las que intervienen un número elevado de empresas contratistas y subcontratistas (en adelante empresarios).

Todos estos empresarios tienen la obligación, según el artículo 10 del Real Decreto 39/97 citado anteriormente, de:

Organizar los recursos necesarios para el desarrollo de las actividades preventivas con
arreglo a una de las modalidades siguientes:
• Asumiendo personalmente tal actividad
• Designando a uno o varios trabajadores para llevarla a cabo
• Constituyendo un servicio de prevención propio
• Recurriendo a un servicio de prevención ajeno

En la actualidad, la experiencia nos ha demostrado que la mayor parte de las empresas recurren a un servicio de prevención ajeno para cumplir esta obligación.

El Real Decreto1627/97, de 24 de octubre, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción, establece en su artículo 11, lo siguiente:

Obligaciones de los contratistas y subcontratistas:

e) Atender las indicaciones y cumplir las instrucciones del coordinador de seguridad y salud durante la ejecución de la obra.

En la unión de las dos obligaciones es donde encontramos la incompatibilidad empresarial.

Si una empresa acreditada como servicio de prevención ajeno, está contratada por el promotor como empresa de coordinación de seguridad y salud en una obra de construcción, no podría haber ningún contratista ni subcontratista, que la tuviese concertada como servicio de prevención ajeno suyo.

Dado que un servicio de prevención ajeno no puede garantizar su independencia de todas las posibles empresas participantes en la obra un promotor no deberá contratar con esta empresa los servicios de coordinación de seguridad y salud.